Toda la verdad sobre la Inflación

Hola en principio me gustaría presentarme, mi nombre es Dayana Piña. Licenciada en Ciencias Fiscales, y Coach, seguido me gustaría decirte que lo que aquí comparto es mi válida opinión, y tercero que no pretendo desacreditar a los economistas ni a los profesionales de las finanzas, mucho menos contender con ellos, solo espero poner en palabras sencillas lo que me cuesta horrores entender a veces, ya que su jerga es demasiado rebuscada para mi gusto. Y como en todo hay excepciones, por ejemplo José Ignacio Guarino, un profesional de las finanzas muy cercano que trabaja con el tema financiero.

Bien aclarado el punto iré al grano, en estas líneas intentare mostrarte como más allá de las causas económicas que dan origen a los fenómenos de inflación e hiperinflación, tu actitud, no mires a los lados, lo dije bien, si, tu conducta, y por supuesto también la mía, todos nosotros con nuestras acciones incidimos en los fenómenos económicos.

¿Cómo se origina?

El inicio de la inflación es sin duda alguna un problema del gobierno central, que tiene dos miradas, desde la mirada del consumidor, es el aumento de los precios y desde la mirada de los financieros es la pérdida de valor del dinero, ambos significan lo mismo.

A ver, imagina que tú eres el Banco Central y tienes en tu casa una maquinita de fabricar dinero, esa maquinita te la heredo tu abuelo y tu abuelo en su sabiduría te dijo, podrás usarla única y exclusivamente para el bien común y no podrás emitir más billetes de los que seas capaz de responder con tu patrimonio, es decir no debes imprimir billetes a lo loco, sino lo que seas capaz de respaldar con tu patrimonio, si tienes en el banco $100.000 solo puedes imprimir el equivalente a esa cantidad, si comienzas a imprimir más de lo que tienes en respaldo, generas un desequilibrio.

Y con ese consejo te quedo claro que no debes imprimir más billetes de lo necesario, si tú (recuerda eres el Banco Central) decides desechar la sabiduría de tu abuelo e imprimir más billetes de lo que tienes permitido rompes el equilibrio natural del ecosistema y a esa emisión de billetes que no tienes respaldado, se le llama dinero inorgánico.

El dinero inorgánico (impresión excesiva de billetes sin control, ni respaldo) es un exceso y como todo exceso es dañino, en primera instancia crea una ilusión de riqueza, tú con tu máquina de billetes y la gente a quien le das tus billetes creen que tienen más, por lo tanto esa ilusión los induce a gastar más en consecuencia de ese comportamiento se fomenta el gasto.

No obstante con el tiempo, llega a haber demasiados billetes, mucho más de los que la gente realmente necesita y quiere, y como sigues imprimiendo billetes (dinero inorgánico), le entregas a la gente fajos de billetes por doquier hasta que llega un momento en el que la gente está cansada de tus billetes, son demasiados y cada vez valen menos, o lo que es lo mismo cada vez las personas pueden comprar menos con tus billetes. Si aplicáramos aquí el concepto de demanda y oferta diríamos que hay demasiada oferta de billetes y poca demanda, la gente quiere alimentos, vestido, y otras cosas, y tú en vez de cultivar los campos, producir desarrollo, etc. Lo único que le estas dando son billetes que terminan siendo inútiles, entonces la mayoría termina yendo en pos de lo que desea y de lo que considera valioso, alimentos por ejemplo, como los alimentos NO están produciendo, o se producen a muy baja escala y hay mucha gente queriendo comprar alimentos, estos incrementan mucho sus precios y así sigue sucediendo una y otra vez.

Ejemplo gráfico de la inflación, con un mismo billete compras cada vez menos.

Si esto no se corrige pasa al siguiente nivel que es el nivel de la hiperinflación, donde ese círculo vicioso ocurre en temporadas mucho más pequeñas, si antes los precios variaban de un trimestre o un mes a otro, en hiperinflación este fenómeno ocurre de un día para otro o incluso horas. A una hora tienes un precio y a la siguiente hora varía.

Hasta aquí creo que quedan claro dos cosas, la primera es que la inflación genera una ilusión de tener más, pero que a fin de cuentas termina siendo una mentira muy perjudicial, la segunda y no menos importante es que el gobierno es el principal responsable de generar inflación actualmente en Venezuela ¿Eso nadie lo duda verdad?

¿Es esa la única razón?

Ahora bien, esta no es la única razón de la inflación. También tiene otros orígenes, que probablemente estén de una forma indirecta relacionados, pero recuerda que esto no es una clase magistral sino mi interpretación bien criolla de la inflación.

Desde hace rato veía venir el fenómeno de la inflación en dólares ¿pero cómo Dayana? Si me acabas de explicar todo el cuento del banco central, mi abuelito y la máquina de billetes para entender que el gobierno es el único responsable de la inflación, ahora me dices esto, pero si la moneda de curso legal en nuestro país es el bolívar, en Venezuela no se imprimen dólares, entonces ¿cómo es que hay inflación en dólares?

Bien desde hace aproximadamente cuatro años, los venezolanos comenzamos a fijar los precios en dólares de forma simbólica para darle un valor más estable, lo que no quiere decir que transábamos en dólares, sino que teníamos un valor de referencia, por ejemplo, un bien inmueble que le calculabas el precio en dólares ya tu sabias que ese era el precio del inmueble independientemente de lo que ocurriera con la económica local, ese precio debía mantenerse a través del tiempo y así por ejemplo tu inmueble costaba $120.000 ocurriera lo que ocurriera con el bolívar.

En ese entonces me llamaba poderosamente la atención que si tu buscabas un inmueble en cualquiera de los portales de bienes raíces del país tenían un precio, llamabas y te daban el precio en dólares, después de algunos días volvías a llamar y te decían que el precio había variado, eso me molestaba tremendamente y trataba de explicarle a los agentes de bienes raíces que eso no tenía sentido y esgrimía mis argumentos, a lo que ellos me respondían, ya lo sé pero por más que le explico eso al cliente no lo entiende, y terminamos haciendo lo que ellos dicen.

Aunque eso no me preocupaba, sabía que era el inicio de algo que aunque no se hablaba se veía venir: la inflación en dólares.

Lo que me ha llevado a corroborar que tal como dice el autor Joan Melé, si bien la economía y las finanzas son ciencias, tú puedes incidir en el resultado económico con tu comportamiento alrededor de los elementos que confluyen en ellas con tus reflexiones y decisiones de compra, de venta, de fijación de precios en el porcentaje que tu estructura de costos te lo permite, etc.

¿Existe alguna forma científica para explicar el origen de la inflación en dólares en un país que no emite dólares? Seguramente si la habrá, para aquellos que les gusta todo bien explicado, y que jamás aceptaran lo que no cabe en su mente cuadrada.

Para mí que no soy más que una apasionada de la conducta humana y fiel creyente de cosas sobrenaturales, le encanta confirmar una vez más el poder que tenemos como individuos de cambiar al mundo, toda vez que decidimos desmarcarnos de la manada y fijamos una posición al respecto de cualquier tema que hayamos elegido.

En ese sentido y a partir de ahora, flexibilizaré los precios de algunos de mis servicios por lo que dicte mi consciencia más que por mi estructura económica, ojo, no te estoy mandando a bajar tus precios, te estoy diciendo que tomes consciencia en tu contribución a los resultados económicos y desde ahí comencemos (todos) a ejercer nuestra responsabilidad ciudadana.

Ya que incluso teniendo una estructura de costos rígida, podemos incidir en ella, y desde lo individual y no al revés es que podemos ejercer influencia en lo colectivo para lograr una verdadera transformación en el país y luego en nuestra querida América.

En gratitud, Dayana Piña